Breve historia de la Guerra del Pacífico entre Chile, Perú y Bolivia

Retrato de Miguel Grau, marino peruano y almirante de la Marina de Guerra del Perú. Fotografía tomada en el Estudio Courret. © Biblioteca Nacional de Perú.

Ilustración de la Guerra del Pacífico realizada por el dibujante e ilustrador chileno Luis Fernando Rojas.

Oficiales del 4º Regimiento de línea en Antofagasta, en el comienzo de la Guerra del Pacífico. Fotografía de Eduardo Clifford Spencer.

La fotografía fue utilizada como un medio técnico para congelar las imágenes de los conflictos militares acaecidos en la segunda mitad del siglo xix. Su difusión y aceptación por el gran público hicieron de ella un instrumento utilizado por Gobiernos y grupos económicos para la propaganda política y en ocasiones se llegó a manipular la realidad, ya que esas imágenes no necesariamente mostraron las acciones militares tal y como se llevaron a cabo. Como expresó la fotógrafa Gisèle Freund en un ensayo titulado La fotografía como documento social, la fotografía se convirtió en uno de los medios más eficaces para moldear nuestras ideas e influir en nuestros comportamientos.

La Guerra del Pacífico tuvo lugar entre los años 1879 y 1881, por lo que ya existían conflictos militares acaecidos en el continente americano que habían sido registrados a través de medios fotográficos. El daguerrotipo había sido desplazado por el colodión húmedo, técnica inventada por Archer en 1841 en la que se utilizaba un negativo de vidrio. Este procedimiento ofrecía mejores resultados que el daguerrotipo, porque además de reproducir la imagen de forma ilimitada, a través de la carte de visite, tenía un tiempo de exposición más corto. También tenía las desventajas de la fragilidad del vidrio y su manipulación exigía a los fotógrafos viajar con un pesado equipo de revelado al lugar de la toma de las imágenes. Esta circunstancia implicó que la fotografía, en aquel momento, no pudiera entrar en el campo de batalla mientras la acción transcurría. Sin embargo, sirvió para retratar a los protagonistas, vivos o muertos, de aquellos enfrentamientos. Al no poder ser fotografiados los cruentos enfrentamientos que los rotativos de la época relataban diariamente, las acciones militares fueron ilustradas a través del dibujo o la pintura. Uno de los más destacados ilustradores de aquella época fue el chileno Luis Fernando Rojas.

Al estallar la Guerra del Pacífico, el ejército chileno autorizó a la sociedad constituida por los fotógrafos Carlos Díaz Escudero y Eduardo Clifford Spencer a viajar a Valparaíso y documentar la llegada del buque chileno Covadonga después del combate de Iquique. Fue tal la importancia que se dio en Chile a la imagen durante la Guerra del Pacífico, que se organizaron exposiciones fotográficas en las celebraciones oficiales tras la toma de Lima.

Contemplando las fotografías que la sociedad constituida por Díaz y Spencer tomó durante el conflicto, podemos saber cómo eran los buques chilenos que participaron en la campaña naval, los rostros de los oficiales del ejército chileno y sus unidades militares o percibir la melancolía de un paisaje tras la batalla, a través de las ruinas y fortalezas destruidas por el fuego de la contienda. Estas imágenes sirvieron además como base para los dibujos y grabados con los que los diarios chilenos de la época, como El Mercurio o El Nuevo Ferrocarril, informaron del conflicto a la población civil. Las familias acomodadas confeccionaron álbumes de fotos familiares con las imágenes de los familiares que tomaron parte en la guerra, que ahora forman parte de las colecciones fotográficas de archivos y museos. Spencer también captó fotografías de los inválidos por causa de la guerra, con el objetivo de tramitar las pensiones por invalidez ante la Comisión de Sanidad del ejército chileno.

Otro fotógrafo destacable durante la Guerra del Pacífico fue Eugène Courret instalado en Lima desde 1860 para trabajar en el estudio de Eugène Maunoury. En 1865, Courret le compra sus activos y convierte su estudio en el más importante de Lima hasta su cierre definitivo en 1935. La Biblioteca Nacional de Perú conserva fotografías suyas de familias limeñas y de sucesos históricos como el combate del 2 de mayo y la destrucción del balneario de Chorrillos por el ejército chileno. Eugène Courret tomó en su estudio fotografías de oficiales tanto chilenos como peruanos, así como imágenes de campos de batalla. Los años de la ocupación chilena de Lima también fueron documentados por el estudio de Courret.